La producción pública de aceite de cannabis, el autocultivo controlado, la ampliación de especialidades médicas para su prescripción y la creación de un nuevo registro de pacientes son los ejes centrales de la propuesta de la nueva reglamentación de la Ley 27.350, informó hoy el Ministerio de Salud.

La producción pública de aceite de cannabis, el autocultivo controlado, la ampliación de especialidades médicas para su prescripción y la creación de un nuevo registro de pacientes son los ejes centrales de la propuesta de la nueva reglamentación de la Ley 27.350, informó hoy el Ministerio de Salud de la Nación.

La propuesta fue presentada formalmente ayer durante la primera reunión del Consejo Consultivo Honorario sobre la investigación médica y científica del uso de la planta de cannabis y sus derivados que también integran organizaciones de la sociedad civil.

«Esta es la reglamentación que esperábamos en 2017 y no podemos más que celebrar que, en este contexto tan adverso, el Gobierno nacional haya escuchado el pedido de la sociedad y haya visto que la marihuana para la salud no sólo no es un flagelo sino que es una solución para muchos problemas», indicó Valeria Salech, presidente de Mamá Cultiva Argentina.

La propuesta consensuada por todos los integrantes del consejo consultor avanza sobre cinco aspectos centrales: el acceso, la posibilidad de inclusión de otras patologías, la gratuidad, la investigación y la calidad.

Según informó la cartera sanitaria en un comunicado, «para garantizar el acceso se impulsa el registro de especialidades medicinales, la producción pública, se permite el autocultivo controlado, la ampliación de especialidades médicas para su prescripción y un registro de pacientes».

Además, la propuesta establece la promoción y apoyo a la investigación clínica para la generación de evidencia para la indicación terapéutica en otras patologías.

En referencia a la gratuidad, el proyecto establece que «estará contemplado para las personas con cobertura pública exclusiva«; en tanto que sobre la investigación estipula que «los proyectos que no involucren ensayos clínicos en seres humanos, no requerirán autorización del Ministerio de Salud«.

La calidad del aceite será evaluada por las universidades, las cuales «a través de sus programas de extensión vinculados al cannabis medicinal trabajarán para el testeo de sustancias y cultivos experimentales para fortalecer la investigación y el acceso».

Facebook Comments